Veterinarios en Getafe

Leishmaniosis

¿Qué es la Leishmaniosis?

Es una enfermedad producida por un protozoo (denominado Leishmania infantum) que se transmite exclusivamente a través de la picadura de un mosquito llamado Flebotomo, cuando pica a un perro enfermo. Este mosquito transmite la enfermedad en épocas de calor, desde marzo hasta octubre.

Se trata de una enfermedad extremadamente grave, ya que no existe tratamiento curativo para ella, por lo que es fundamental la prevención y realización de controles anuales para detectarlo a tiempo.

Cachorro
Síguenos en Facebook

Síntomas

Existen varias formas de enfermedad, que afectan a los diferentes sistemas orgánicos del animal de distinta manera según la sensibilidad del animal, pero normalmente los órganos más afectados son hígado, riñón y piel, produciendo en el animal gran variedad de síntomas muy generales: alopecias y descamaciones en piel, adelgazamiento y apatía continua, falta de apetito, etc.

Prevención

Existen en el mercado varios antiparasitarios externos altamente eficaces para evitar el contacto con el vector transmisor de la misma (mosquito). Ya que la prevención es fundamental, en épocas de contagio es muy aconsejable la utilización de los mismos. Recomendamos proteger durante las temporadas de contagio con collar (Scalibor) y pipeta (Vectra).

También existe un jarabe (Leisguard) que se da todos los días por vía oral durante un mes entero, en junio y en octubre. Este jarabe tiene un efecto directo sobre el sistema inmune del animal, potenciando su respuesta celular, lo que reduce en 7,2 veces el riesgo de padecer la enfermedad.

En la clínica disponemos de LetiFend, la primera VACUNA contra la leishmaniosis desarrollada en Europa con una proteína quimérica, para la inmunización de perros no infectados, a partir de los seis meses de edad, con objeto de reducir el riesgo de que tras la exposición a L. infantum desarrollen una infección activa, una enfermedad clínica o ambas cosas.

Tratamiento

No existe tratamiento curativo. Si la enfermedad se detecta a tiempo, se puede tratar con bastantes probabilidades de éxito, de modo que los animales tengan una calidad de vida del 100% y no vuelvan, incluso, a desarrollar síntomas. Los animales enfermos tendrán que realizarse analíticas de control más frecuentes para prevenir recaídas.

Diagnóstico

Es muy importante para el éxito del tratamiento y recuperación del estado del animal la detección temprana de la enfermedad, cuando todavía no ha producido daño interno.

Existen muchas pruebas diagnósticas como punción de médula ósea, citologías de ganglios, pero lo más cómodo y sencillo para el animal es extraer sangre.

Los análisis de control/prevención de enfermedad, se deben realizar una vez terminada la época de contagio, es decir de noviembre a febrero. Es muy importante para frenar el avance de la enfermedad (en esta zona ya es endémico) el realizar al menos un análisis de sangre al año, tanto en animales sanos como enfermos. Con este análisis es suficiente para saber si el animal presenta la enfermedad o para saber en qué estado se encuentra. Un perro puede ser portador de la enfermedad y no tener síntomas durante un periodo largo de tiempo (periodo incubación) lo que dificulta el diagnostico, y estar contagiando a otros, o tener síntomas muy generales como apatía, falta de apetito...

¿Tienes alguna consulta? Escíbenos a la siguiente dirección de correo